Movimiento Social – Brotsanbert

From Brotsanbert we keep fighting every day for a change in drug policies … Do you join?

 

A vueltas con las semillas

Semillas de cannabis

A vueltas con las semillas

En una feria del cannabis, paseábamos gran parte de la gente que conformamos “la cultura cannábica”, tanto, comerciantes, mayoristas y minoristas, como un gran número de activistas. Ambos grupos de personas aunque con relaciones en cierta forma diferentes con la planta, con objetivos comunes, por obtener una normalización y seguridad en el mercado. Cuando de repente, todos nos dimos un susto, se había dictado una Orden gubernativa que restringía el comercio de las semillas, en concreto la Orden ITC/426/2008, de 13 de febrero, sobre régimen de control de importación de semillas de cáñamo no destinadas a la siembra. Pues bien, quien suscribe se ha puesto a investigar de inmediato, para dar una respuesta al sector comercial-cannábico, para despejar en la medida de lo posible todas las dudas que la citada ley pueda plantear, así como aclarar cuál es el ámbito legal en el que se mueven nuestras preciadas semillas.

Regulación previa a la Orden ITC/426/2008 del comercio de semillas, en relación con España.

En primer lugar, analizaremos como estaba la cosa anteriormente. Las semillas están fuera del ámbito penal, como deja claro el famoso estudio del Fiscal del Tribunal Supremo Fernando Sequeros Sazatornil. En el ámbito del Derecho Administrativo, sobre la afectación a la venta de semillas, de la Orden SCO/190/2004, de 28 de enero, por la que se establece la lista de plantas cuya venta al público queda prohibida o restringida por razón de su toxicidad que complementa la Ley 25/1990, de 20 de diciembre del Medicamento y, en la que se incluye la planta entera del cannabis y por tanto sus semillas. Ahora bien, en esos artículos referidos, no estudiamos, por no tener apenas repercusión en nuestro mercado de semillas, la legislación sobre cáñamo industrial y, no haber ocurrido ningún caso con trascendencia en aplicación de dicha legislación que despertará interés en relación con las semillas de cannabis que se comercializan en los “grows”. Pués bien, abordaremos a continuación, como puede afectar la legislación existente, que se complementa con la Orden aquí estudiada, sobre el cultivo y comercio de cáñamo industrial en relación con nuestras semillas.

Regulación sobre cáñamo industrial.

La ley más importante, que regula esta materia es el Reglamento (CE) nº 1673/2000 del Consejo, de 27 de julio de 2000, por el que se establece la organización común de mercados en el sector del lino y el cáñamo destinados a la producción de fibras. Este reglamento, viene a sustituir una normativa, también europea que ya fijaban medidas restrictivas en el comercio de semillas de cannabis en relación con el T.H.C., ya desde 1982. En este reglamento citado, como claramente se expone en el texto de la Orden aquí analizada, se plasma una finalidad y espíritu de controlar el mercado de semillas de cannabis destinados a cultivos ilícitos. Aclarar, que los cultivos que realizamos todos nosotros dedicados a autoconsumo son ilícitos, en contraposición al estatus legal del que gozan los cultivos con autorización administrativa en base a la famosa ley de 1967. Supuesto esto, esas medidas que comienzan a establecerse en el ámbito de la Unión Europea (dentro de las organizaciones previas a la creación de la propia U.E. en sí), en lo que a nosotros nos afecta, tienen la finalidad general (no en relación con los grows, ni con la cultura cannábica, que ni siquiera existían en ese momento en España) de evitar que se mezclasen semillas de plantas con contenidos de THC psicoactivo dentro de partidas de semillas de las no destinadas a la siembra (que tienen su propio régimen de control), es decir, de las destinadas a comida de pájaros… Y esto, se reguló dentro de la coherencia interna con los estados democráticos de derecho que conformaban la U.E. y acorde con la regulación del mercado intracomunitario en general. En este sentido, el Reglamento indicado, establece ese régimen de control de las semillas importadas del exterior de la U.E., a partir de un sistema de autorizaciones y controles.

El sistema arriba indicado, viene establecido en el artículo 5 del Reglamento nº 1673/2000, el cual se encuentra dentro del Título II del citado reglamente, bajo el nombre de Comercio con Terceros Países. Pues bien, este articulo prescribe y ordena a los estados miembros a implantar un régimen de control, incluyendo el mismo análisis de THC y el registro de las empresas importadoras de semillas de las no destinadas a la siembra. Pues bien, la Orden que analizamos con este artículo es la transcripción de aquellas directivas al ordenamiento interno español. Esto supone, que toda empresa que importe semillas, de las no destinadas a la siembra de países terceros deberá inscribirse en un registro específico de la administración y por otro lado, deberá cumplir determinados requisitos, de los cuales destacamos el siguiente; comprometerse a tratar las semillas de cannabis para evitar que puedan plantarse plantas con THC psicoactivo a partir de esas semillas, en concreto, se dan tres opciones, tratamiento para que quede excluido el uso para siembra, mezcla de las semillas a un máximo de un 15 % de semillas de cannabis, con otras semillas y, por último la exportación a un tercer país.

Conclusión. Como afecta la Orden.

Para terminar indicaremos como afecta o puede afectar la Orden en cuestión al comercio de de las semillas de cannabis en los grows. En primer lugar, como hemos indicado la ordenación dentro de la cual se incardina la Orden, no estápensada para nuestras semillas y, por tanto no responde a la finalidad de interferir con ellas y, más bien responde a la fiscalización de otro tipo de mercados relacionadas con las semillas de cannabis. Por este motivo, no es previsible ninguna intervención de semillas de cannabis que vengan de terceros países y que se vallan a comercializar en los grows. En segundo lugar, por otra parte, no podrían cumplir como es evidente con los controles que se establecen en la Orden, pues semillas para la siembra y además de ellas se derivan plantas con contenido en THC psicoactivo. Sin perjuicio de ello, la Orden tan sólo podría afectar a aquellos comercios que se provean de semillas de terceros países, en relación con la U.E., como pudieran ser países de África, Asía… No obstante lo dicho y, para concluir manifestar que esto no quiere decir que no nos encontremos en el futuro ante una intervención puntual en aplicación de la citada orden, como paso con el caso de la Mota y la Orden que desarrollaba la Ley del Medicamento, pero que no podrá tener consecuencias pues quedan fuera del ámbito de esta ley, lo que más tarde o más temprano quedaría aclarado. Para que la legislación nos pueda afectar, deberían regular el tipo de semillas concretos, que actualmente, son para usos individuales privados, todos ellos, menos para el tráfico de la sustancia, no regulados, ni favorable ni restrictivamente.

Héctor Brotons Albert, Abogado especialista en Asuntos Penales por Cánnabis y Asesor de la F.A.C. (Federación de Asociaciones Cannábicas).

timelapse
timelapse
notificacioneswebs@timelapseagency.com
No Comments

Post A Comment