Movimiento Social – Brotsanbert

Desde Brotsanbert seguimos luchando cada día por un cambio en las políticas de drogas… ¿Te unes?

 

La vía medicinal. El Cannabis terapéutico.

cannabis medicinal

La vía medicinal. El Cannabis terapéutico.

La legalización del cannabis medicinal no contraviene ninguna ley o convenio internacional. El cannabis se prohibió el 1961, pero esta prohibición solo afecta al uso recreativo. Aunque los convenios internacionales consideran que el cannabis tiene un uso médico muy limitado, son los Estados los que pueden establecer cuál es esa "limitación". Así pues, nos encontramos desde países en los que el uso médico del cannabis puede conllevar la pena de muerte hasta países, como Países Bajos, donde desde 2003 se puede comprar en las farmacias con receta médica, financiado por la seguridad social y con folletos explicativos sobre los riesgos y las utilidades de su consumo, así de cómo hacerlo.

Y es que cada vez son más los países que han iniciado, o van a iniciar, programas de cannabis medicinal. Uno de los más interesantes es Uruguay, único país del mundo que ha decidido romper con los Convenios Internacionales y legalizar el comercio del cannabis. Dentro del marco de la ley de cannabis en Uruguay, se iniciará un programa de cannabis medicinal con cultivos de calidad farmacéutica y actualmente se está desarrollando una formación especial para los médicos uruguayos que prescribirán cannabis impartida por los mayores expertos internacionales.

Entre las paradojas, tenemos a los Estados Unidos. País que inició la cruzada anticannábica y que actualmente cuenta con al menos cuatro estados que también han desobedecido los convenios internacionales impulsados por ellos mismos y legalizado el cannabis para cualquier uso adulto. A la vez, hay ya 24 estados norteamericanos que han legalizado el cannabis medicinal y en los que cualquier persona mayor de edad, con una receta médica, puede abastecerse de cannabis.

El presidente de Canadá llevaba en su programa electoral la promesa de la legalización del cannabis, promesa que, una vez electo, ha dicho que cumplirá a lo largo de este año. Pero desde 2013 cualquier enfermo mayor de edad con receta médica puede comprar marihuana medicinal.

Israel es otro de los países donde existen programas de marihuana medicinal. Aunque desde 1992 concedía permisos a pacientes concretos para cultivar y consumir cannabis, fue en 2007 cuando se inició oficialmente un programa que comenzó solo destinado a pacientes de cáncer pero que ahora llega a cualquier enfermo que lo necesite, incluyendo su uso en algunos geriátricos donde a los residentes se les permite el libre acceso a cannabis para tratar problemas que van desde el Párkinson hasta la depresión.

Otros países como Australia, Nueva Zelanda o Macedonia han anunciado ya el inicio de cultivos especiales para iniciar programas de cannabis medicinal. Dentro de Europa, se permite el uso de cannabis medicinal en Alemania, Italia, Finlandia y Noruega, aparte, como ya se ha comentado, de Países Bajos, único país del mundo en el que actualmente se cultiva cannabis de calidad farmacéutica, desde donde se exporta a otros países de la UE.

Otro caso muy significativo ha sido el de Chile, gracias al empeño de los pacientes y las mamás, se han gestado proyectos como la Fundación Daya, quienes están realizando esta labor de trabajo directo con la comunidad, mediante la atención a pacientes, los talleres a médicos, los talleres sobre cultivo y conferencias. Han logrado crear un programa impulsado por y para pacientes: acaban de realizar un cultivo y están entregando estos días 1.440 kilos de cannabis a unos laboratorios para ser fabricados los fitofármacos que beneficiarán a 4.000 pacientes y generará 3 estudios clínicos, de la mano del Instituto Nacional del Cáncer.

El caso de España nada tiene que ver con lo mencionado. Aunque muchos médicos, sobre todo oncólogos, unidades de dolor, reumatólogos, neurocirujanos y más especialistas recomiendan fuera de consulta el uso del cannabis, el enfermo se encuentra en la misma situación que si lo comprara para uso lúdico. Es decir, se expone a ser multado por tenencia y a sufrir los riesgos de un producto carente de cualquier mínima garantía de calidad.

La solución es sencilla: por una parte regular el autocultivo y por otra crear un sistema de licencias para cultivos controlados que garanticen la seguridad del producto susceptible de ser distribuido en dispensarios terapéuticos bajo control estatal y/o farmacias. Esta realidad existente en otros países muestra que ello es posible, y desde el Observatorio Español de Cannabis Medicinal estamos trabajando para impulsar este cambio, informar a los pacientes y a aquellos profesionales sanitarios interesados en conocer las propiedades medicinales de la planta.

Finalmente, sólo se necesita voluntad, coherencia por parte de la clase política, dado que una regulación no contraviene ninguna ley nacional ni internacional y puede ayudar a mejorar la calidad de vida y paliar a cientos de miles de personas que pueden beneficiarse del tratamiento mediante el uso del cannabis y sus derivados.

———————-

José Carlos Bouso es Director de Proyectos Cientificos de la Fundacion ICEERS y miembro del OECM.

Carola Pérez es fundadora de la Asociación Dos Emociones y preside el Observatorio Español de Cannabis Medicinal.

www.elmundo.es

Despacho Brostanbert
Despacho Brostanbert
perea.pinoso@gmail.com
Sin comentarios

Dejar un comentario